Por María Sánchez

Plataformas de enseñanza-aprendizaje virtual: qué son y para qué sirven

Los entornos virtuales de enseñanza-aprendizaje (EVAs), esto es, aquellos donde acontece la formación a través de elearning y que también se conocen como plataformas para la teleformación, webtool, plataformas virtuales, entorno virtual de enseñanza/aprendizaje, entre otros (Rodríguez Damian, 2009), pueden definirse como:

 “(…) una aplicación informática diseñada para facilitar la comunicación pedagógica entre los participantes en un proceso educativo, sea este completamente a distancia, presencial, o de una naturaleza mixta que combine ambas modalidades en diversas proporciones” (Adell, Castellet y Pascual, 2004:4).

Desde estos enlaces hay más definiciones similares:

http://ares.cnice.mec.es/informes/16/contenido/47.htm

http://www.slideshare.net/Hector58/plataformas-virtuales-de-aprendizaje-presentation

De forma general puede decirse que estos entornos incorporan una serie de características, tanto técnicas como educativas.

Entre las características técnicas más reseñables, su interfaz gráfica, estructuración de información en formato hipertextual o el hecho de que, frente a redes sociales en abierto propias de la web social, las plataformas de enseñanza-aprendizaje convencionales sean de acceso registringido, de forma que tanto docentes como estudiantes necesitan unos credenciales para poder entrar a determinados cursos. Su parte central es lo que se denomina Sistema de Gestión de Aprendizaje (Learning Management System o LMS), y que está asociada por tanto al rol de los usuarios en cada uno de los cursos.; de forma que permite hacer un seguimiento de las interacciones de éstos con los contenidos educativos así como gestionar los mecanismos de interacción con el sistema informático (García Aretio, 2007: 96).

Como características educativas, la mayoría suele incorporar, en este sentido, funcionalidades y herramientas que permiten la gestión y administración de los alumnos (asignándolos, con determinado rol, a un curso, grupo…); la distribución de información y contenidos de aprendizaje en distintos formatos; la creación de ejercicios de evaluación y autoevaluación; la comunicación interpersonal de forma síncrona (en tiempo real, como chats) o asíncrona (como los foros o sistemas de envío de mensajes privados), el trabajo colaborativo y la interacción; o el seguimiento de la actividad y progreso de cada estudiante así como su evaluación personalizada por parte del docente.

El empleo de estas plataformas posibilita, así, el desarrollo de diversas estrategias y técnicas metodológicas.

 

Julio Cabero y Adolfina Pérez (2007: 115-ss) agrupan tales estrategias en tres grandes grupos:

1)    Técnicas para la individualización de la enseñanza. En el sentido de que los nuevos entornos de enseñanza-aprendizaje virtual “ofrecen la posibilidad de individualizar procedimientos y contenidos de aprendizaje de acuerdo a las necesidades e intereses del alumno, aumentando el grado de autonomía y control del alumno en el ritmo y secuencias del aprendizaje” (op.cit:115). Algunas técnicas de este tipo son recuperación de información y recursos a través de las redes; contratos de aprendizaje; estudio con materiales interactivos; etc.

2)    Técnicas expositivas y de participación en grupo. Son técnicas centradas en el trabajo en gran grupo a partir de la exposición de información por parte del profesor o expertos y la participación del alumno. Se trata, como apuntan estos autores, “de una estructura cooperativa, donde a partir de la información que el alumno dispone, de la información presentada por el profesor o de la previa localización de la información se propone la realización de actividades de realización individual, y posteriormente aportar resultados, conclusiones, cuestiones… al gran grupo”, de forma que “los objetivos de aprendizaje son individuales pero los conocimientos se ven enriquecidos con las aportaciones del grupo”. Entre estas técnicas, la exposición didáctica; pregunas en grupo; simposios o paneles virtuales; tutorías o consultas públicas; etc.

3)    Técnicas de trabajo colaborativo. Técnicas centradas en el trabajo en grupo a partir de estructuras comunicativas de colaboración. Sus metas son compartidas por el grupo, requieren de la participación activa de todos los miembros, primero en fase cooperativa para continuar en el intercambio para la construcción de conocimiento a partir del intercambio con los demás. El profesor interviene aportando normas, estructura de la actividad y realizando el seguimiento y valoración de las actividades (op.cit.: 121). Entre las técnicas que promueven el trabajo colaborativo, trabajo en parejas; lluvia de ideas; votaciones; debate y foro; simulaciones y juegos de rol; estudio de casos; trabajo por proyectos; etc.

 

Posibles aplicaciones

1. Innovación en la enseñanza-aprendizaje.

Sin duda, la principal función de este tipo de plataformas se orienta al desarrollo de procesos de enseñanza-aprendizaje, bien de forma totalmente virtual (e-learning), bien de forma combinada con la formación presencial. Así sucede hoy en la mayoría de universidades, que, como en su día la UNIA, comienzan a emplear este tipo de herramientas en la práctica totalidad de sus acciones formativas.

En el caso de la UNIA, desde 2007 viene empleándose Moodle, plataforma de código abierto, para todos los programas de posgrado, independientemente de su modalidad, así como para otros cursos de formación permanente.

Considerando que no basta con el mero uso de esta plataforma, tales acciones formativas se imparten conforme a un modelo pedagógico cuyos principios o pilares pueden resumirse en autoaprendizaje; trabajo colaborativo; y apoyo tutorial, según la información incluida desde la propia portada del campus virtual de la UNIA:

https://eva.unia.es

 

Y al margen de este uso como entorno a través del cual se desarrollan los procesos completos de enseñanza-aprendizaje o como complemento a la formación presencial, plataformas como Moodle pueden emplearse, también con fines educativos, entre otras cuestiones:

  • Como repositorio para recursos educativos en abierto para el autoaprendizaje de estudiantes o el apoyo y guía de docentes.

 

Desde los Menús superiores del campus virtual de la UNIA puedes acceder a cursos en abierto (sin necesidad de claves), tales como “Recursos de ayuda” y “Preguntas Frecuentes sobre el uso del campus virtual” (Zona del Estudiante); o “Modelos de plantillas…” o “Informes de docencia…” (Zona del Docente).

 

  • Como espacio para desarrollar acciones formativas para la capacitación de profesorado y personal de las Universidades (planes y programas de formación de PDI y PAS), aprovechando en este sentido la flexibilidad y el resto de potencialidades del e-learning.

En la UNIA se ha apostado, así, por el uso del e-learning para estos programas y planes de formación internos.

 

Además de desarrollar acciones formativas virtuales para docentes (Área de Innovación) y para personal de la Universidad (Servicio de Formación del PAS), se viene haciendo uso del campus virtual para la creación de espacios que, como el Aula Virtual de Profesores, sirven como recursos de apoyo y guía, puesto que incorporan materiales, guías, tutoriales… relacionados con la docencia virtual, y como vías de comunicación directa, a través de foros y similares, con el profesorado de la Universidad, al que se da acceso, conforme al inicio de sus programas, a este aula.

 

Más información desde apartado de Formación del Profesorado de web de la UNIA (http://www.unia.es/content/view/939/689/), o desde blog de Innovación Docente (http://blogs.unia.es/innovaciondocente/).

 

2. Innovación en la gestión/comunicación

En el ámbito universitario en ocasiones estas plataformas se emplean también, a modo de Intranet, para la construcción de espacios desde los que se proporciona acceso a las personas que integran la institución a documentación interna, se realizan comunicaciones a través de los foros… O se crean espacios para el trabajo colaborativo entre distintas áreas, secciones…

En esta línea, en la UNIA se creó, entre otros, un espacio desde el cual se difunden los Acuerdos de Consejo de Gobierno, al tiempo que es habitual emplear el campus virtual para el trabajo colaborativo y la comunicación entre Comisiones internas. El campus virtual funciona de esta forma también a modo de Intranet.

 

El caso de Moodle

Entre las plataformas de enseñanza-aprendizaje más empleadas por las Universidades está, como se ha adelantado, Moodle.

Potencial didáctico

Su diseño y desarrollo se basan en la teoría del aprendizaje construccionista social, según la cual el aprendizaje es particularmente efectivo cuando se construye o se realiza algo compartiéndolo con otros. No está, sin embargo, limitada a este tipo de aprendizaje, sino que ofrece otras posibilidades, de modo que, dependiendo de la naturaleza de la materia, de las características de los alumnos y del criterio del docente pueden establecerse cursos basados en distintos enfoques a partir del uso de los distintos recursos y herramientas que ofrece.

En la tabla disponible a través de la ud2 del curso OCW-UNIA sobre Introducción a la docencia virtual con Moodle se presentan, sin ánimo de ofrecer un listado exhaustivo ni pautas cerradas de su utilización, ya que ello queda en manos del docente, algunas de estas técnicas, sus características, su utilidad desde el punto de vista didáctico así como distintas sugerencias de aplicación a través de materiales o herramientas de la plataforma de enseñanza virtual Moodle (la empleada, como comentamos, por la UNIA).

 

Manejo docente de Moodle

El manejo de Moodle es bastante intuitivo.

Si eres docente, tienes documentación desde el citado curso sobre Introducción a la docencia virtual a través del campus virtual de la UNIA (Moodle) en el OCW-UNIA:

http://ocw.unia.es/creacion-contenidos-digitales/introduccion-a-la-docencia-virtual-a-traves-de

Además de contenidos multimedia y manuales descargables sobre su manejo, incluye varios videotutoriales que explican, paso a paso, desde la estructura de cada curso y la forma de subir archivos y recursos hasta el modo de crear, configurar y dinamizar actividades individuales y colaborativas desde esta plataforma, comunicarse de forma privada o colectiva con el alumnado, calificarlo…

Para su funcionamiento como alumno se puede consultar el citado recurso, construido usando precisamente una actividad de Moodle, el glosario, sobre preguntas frecuentes de uso del campus virtual como alumno, disponible desde el menú superior de Zona del Estudiante del campus virtual de la UNIA: https://eva.unia.es/mod/glossary/view.php?id=55390

 

Otros servicios

Al margen de Moodle, existen numerosas plataformas de enseñanza-aprendizaje opensource, como Atutor, Caroline, Dokeos o Efront.

Hay numerosa documentación online al respecto y la mayoría incorpora sus propias comunidades virtuales de ayuda.

Desde este artículo, por ejemplo, hay un resumen de sus funcionalidades:

http://www.xarxatic.com/plataformas-virtuales-de-aprendizaje-opensource-i/

 

Referencias

Adell, J.; Castell, J.  & Pascual, J., (2004), “Selección de un entorno virtual de enseñanza/aprendizaje de código fuente abierto para la Universitat Jaume I”. En http://cent.uji.es/doc/eveauji_es.pdf

Cabero, J. y Pérez, A. (2007). “Estrategias didácticas para la red (…)”. En CABERO, J. y BARROSO, J. (Coord.). Posibilidades de la teleformación en el Espacio Europeo de Educación Superior. Edt. Octaedro Andalucía. Granada. ISBN: 978-84-95345-31-8, pp. 115-124.

García Aretio, L. (Coord.); Ruíz Corbella, M.; Domínguez Figaredo, D. (2007). De la educación a distancia a la educación virtual. Barcelona: Ariel

Rodríguez Damián, A. (2009). “Entornos virtuales en la enseñanza-aprendizaje”. En Revista de Formación e Innovación Educativa Universitaria. Vol.2, Nº 2, 98-100 (2009)
98.  http://www.buenastareas.com/ensayos/La-Tecnologia/1525194.html