Por María Sánchez

Mapas conceptuales: Qué son y para qué sirven

Los mapas conceptuales permiten trabajar y presentar contenidos de forma gráfica, atractiva y didáctica, por varias razones.

Primero porque proporcionan un resumen visual y esquemático de éstos, organizados según su nivel de abstracción (normalmente de lo general y abstracto a lo concreto) y de forma que se muestra, además, a través de nodos, las relaciones entre los distintos conceptos o ideas y la jerarquía entre éstos (qué aspectos son más importantes, cuáles son secundarios…).Segundo porque aportan una visión global de dicho contenido, facilitando su rápida visualización. Y tercero porque su propia naturaleza visual ayuda a comprender el contenido y a recordarlo de acuerdo a estas estructuras “lógicas”.

Posibles aplicaciones

1.Innovación en la gestión y en la comunicación

Los mapas conceptuales son especialmente empleados con fines educativos, aunque también son herramientas útiles en el ámbito de la gestión (por ejemplo, para representar procesos de trabajo de determinado personal o áreas, como sucede en el caso de la UNIA) o de la comunicación.

De hecho, herramientas para presentaciones del tipo Prezi están basadas en la filosofía de los mapas conceptuales.

2.Innovación en la enseñanza-aprendizaje

Centrándonos en el ámbito de la enseñanza-aprendizaje, en el siguiente artículo pueden verse algunas definiciones de mapas conceptuales así como sus características, potencial didáctico y posibles aplicaciones educativas:

ver también

Rodríguez Cifuentes, M.T. (2010). "El aprendizaje y los mapas conceptuales".


Los mapas conceptuales son, por tanto, excelentes herramientas para el aprendizaje activo y significativo. Tanto si los elabora el docente como parte de los recursos que pone a disposición de los estudiantes, como si son éstos los que, a modo de actividad, deben encargarse de su elaboración. En el sentido, en este último caso, de que en su proceso de elaboración, y siguiendo a Rodríguez Cifuentes (2010), se fomenta la creatividad y se desarrollan nuevas relaciones conceptuales, al tratar de construir relaciones proposicionales entre conceptos que previamente no tenían por qué considerarse relacionados.

Aplicaciones educativas y ejemplos

Así, pueden usarse en las diferentes etapas del proceso educativo, de forma (op.cit.), por ejemplo:

-Durante la planificación: como recurso para organizar y planificar el plan de trabajo, resumir esquemáticamente el programa de un curso o evidenciar las relaciones entre sus contenidos (insertos en las guías docentes, por ejemplo). Los mapas son, en estos casos, una especie de trazado de rutas de aprendizaje.

Ejemplo de mapa conceptual incluido en la guía didáctica del Aula Virtual de Profesores de la UNIA (recurso online de apoyo al profesorado), elaborado con CMapTool.


-Durante la impartición: como herramienta que ayuda a los estudiantes a captar el significado de los materiales que pretenden aprender y desarrollar capacidades cognitivas sobrepasando el almacenamiento arbitrario de la información. Es frecuente, así, encontrar mapas conceptuales vinculados a los propios contenidos de estudio (alternativa interesante a ideas clave textuales).

-Durante la evaluación: como instrumento para trazar un diagnóstico inicial de los conocimientos previos de los alumnos; o como actividad para medir sus avances al final del proceso de aprendizaje (evaluación sumativa).